Empresa Historias de miembros

Afrontemos juntos el aislamiento y la soledad no deseada

Written by Sarah Friar

Por Sarah Friar 

Sarah Friar es la CEO de Nextdoor, la red social de barrios más grande del mundo que permite a los vecinos de todos sitios relacionarse, mantenerse informados y ayudarse los unos a los otros en su vida diaria. Establecer conexiones en el mundo real es una necesidad humana universal. Esa realidad, y el hecho de que el barrio es una de las comunidades más importantes y útiles en nuestra vida, ha sido una inspiración y un pilar fundamental para Nextdoor desde el primer día. Hoy, vecinos de más de 241.000 barrios de todo el mundo confían en Nextdoor. En EEUU, Reino Unido, Francia, Alemania, Países Bajos, Italia, España, Australia, Suecia y Dinamarca.

Después de mis primeros ocho meses en Nextdoor, ver todo lo que los vecinos hacen con nuestra plataforma sigue inspirándome cada día. En enero, escribí sobre cómo en Nextdoor, fascinados con el poder global de lo local, estamos orgullosos de nadar en contra de la corriente de otras plataformas tecnológicas. Pero aún más importante es el trabajo enorme que estáis haciendo muchos de vosotros en todo el mundo. Para luchar contra problemas como el aislamiento, la polarización y la falta de participación social, demostrando que el barrio es el lugar donde comienza el cambio. 

La tecnología ha revolucionado nuestro mundo, en muchos casos a mejor. Es una herramienta extraordinaria que nos permite estar en contacto con amigos y familiares de todo el mundo, nos ofrece una cantidad interminable de información y nos entretiene de maneras innovadoras y emocionantes. 

Pero al mismo tiempo, la tecnología ha contribuido a una vida más aislada para millones de personas en todo el mundo. En el debate sobre la soledad del World Economic Forum de 2019, los expertos analizaron cómo la tecnología, a pesar de su promesa de acercar a la gente, está alimentando la soledad y el déficit de empatía en nuestras vidas. En EEUU, un estudio de Cigna descubrió que más del 40% de los adultos afirman sentirse solos. El estudio también señaló que la soledad tiene el mismo impacto en la mortalidad que fumar 15 cigarrillos al día, siendo así más peligrosa que la obesidad. Otra investigación en Australia descubrió una tendencia similar, donde el 28% de la gente admite sentirse sola al menos tres días a la semana. Según la asociación The Campaign to End Loneliness, el 40% de la población menor de 25 años en el Reino Unido se siente sola a menudo o muy a menudo, igual que el 27% de la población mayor de 75 años. Reconociendo la soledad como una epidemia nacional, a principios de 2018 el gobierno del Reino Unido incluso decidió nombrar un Ministro de la Soledad para abordar los problemas sociales y de salud causados por el aislamiento social. 

Al crecer en el pueblo de Sion Mills, en Irlanda del Norte, tuve la suerte de criarme en un barrio donde todo el mundo se conocía por su nombre e incluso su apodo. Crecí en el auge de The Troubles, un episodio violento desastroso que dividió a la gente por su religión. Pero igual que el ex cirujano Vivek Murthy comenta en su trabajo sobre la soledad, esta tragedia también unió a nuestra comunidad de un modo profundo y memorable.

A medida que crecí y me mudé a nuevas comunidades de todo el mundo, noté que la profunda conexión a la que me había acostumbrado entre los vecinos y la gente en general, estaba desapareciendo. De hecho, mientras empezaba un capítulo de mi vida tan emocionante como el de crear mi propia familia y conocer a gente inspiradora en Londres, Sudáfrica y Silicon Valley, a menudo me sentía sola. 

¿Por qué? 

Como sociedad, considero que hemos empeorado a la hora de relacionarnos cara a cara y construir conexiones entre nosotros. Pertenecer es una necesidad humana universal, y en cada rincón del mundo hoy en día la gente desea sentirse más conectada con la gente real en lugares reales y de manera real. Entonces, ¿cómo podemos trabajar juntos para combatir el aislamiento social que sentimos y forjar un mundo más y mejor conectado? 

En Nextdoor, creemos que el cambio comienza en cada uno de nosotros. Abriendo nuestras puertas y construyendo relaciones más profundas con las personas más cercanas a nosotros: nuestros vecinos. El año pasado, en Europa, presentamos la campaña #MiPuertaEstáAbierta, para luchar contra la soledad no deseada, un proyecto que anima a los vecinos a tender la mano a los demás. Ya sea para ayudar con algo en particular o simplemente para conocerse mejor. Vecinos de toda Europa se unieron para dedicar su tiempo a ayudar a combatir la soledad en sus comunidades locales.

En un estudio que hemos realizado recientemente, hemos descubierto que mientras el 56% de la población general afirma tener dos o más vecinos en los que pueden confiar, hasta el 79% de los miembros de Nextdoor sienten que tienen vecinos en los que pueden confiar. Y todos los días vemos cómo los vecinos usan Nextdoor para romper el hielo y conocer nuevos vecinos, para convertir esas relaciones virtuales en vínculos y amistades en el mundo real. 

Estas Navidades, una época en el que los sentimientos de soledad son reconocidos con más frecuencia, lanzaremos la campaña para luchar contra la soledad no deseada, a nivel global. Con la esperanza de motivar a más vecinos de todo el mundo a crear relaciones más profundas en sus comunidades locales para ayudar a combatir la soledad.

Pero es mucho lo que podemos hacer hasta entonces. Durante los próximos días, compartiremos en vuestros muros de noticias y en las redes sociales de Nextdoor historias inspiradoras de vecinos de todo el mundo que están utilizando Nextdoor para conseguir un impacto social real en sus barrios. Hace poco, viajé a Francia para conocer a René, la creadora del “P’tit Bistrot Solidaire”.  Su asociación abre las puertas del centro comunitario de la iglesia local e invita a los vecinos café, chocolate y, sobre todo, a conversar unos con otros. En España, conocí a otro grupo de vecinos que unieron sus talentos para producir un cortometraje sobre su vibrante y próspera comunidad. O en Australia, a Cheryl, una madre que, después que sus hijos se emanciparan, empezó a usar Nextdoor para crear las nuevas amistades de un nuevo capítulo de su vida. Una simple publicación en Nextdoor ofreciendo un café y una charla acabó uniendo a docenas de vecinos para conocerse.

Estas son las magníficas historias de nuestros miembros que me inspiran todos los días. Y sé que aún faltan muchas por descubrir durante el año. Por favor, dedica cinco minutos para leer, inspirarte y ayudar, o pedir ayuda a tu comunidad. Para contar a tus vecinos de Nextdoor tus experiencias, para una conversación rápida en una tienda local o llamar a la puerta de un vecino que podría estar sufriendo… Solo cinco minutos pueden marcar la diferencia. En mi caso, hace pocos días utilicé Nextdoor para encontrar una organización sin ánimo de lucro que pone en contacto a adolescentes con personas de la tercera edad para ayudarles con las nuevas tecnologías y, aún más importante, para compartir valiosas lecciones de personas con toda una vida de experiencias. 

Juntos, tenemos la oportunidad de cambiar la tendencia de aislamiento social en todo el mundo. Si no nos concentramos en volver a construir relaciones auténticas, corremos el riesgo de retroceder más en nuestra vida comunitaria y perder el tejido social que une a las comunidades más fuertes. Creo firmemente que cuando das algo a tu comunidad, recibes muchísimo más a cambio. En Nextdoor, seguiremos esforzándonos para ofrecer una plataforma que permita conectar con los que nos rodean y a construir relaciones más fuertes y reales en los barrios. En palabras de uno de nuestros miembros: “quizá puedas conocer a alguien maravilloso.” 

Te deseo lo mejor,

Sarah Friar

Para más historias inspiradoras de vecinos que se unen, visita el muro de noticias de tu barrio y nuestro blog.

Agradecimientos a los expertos de AARP, Cigna, The Big Lunch, Campaign to End Loneliness y al Gobierno del Reino Unido por hablar con nosotros sobre este tema.

About the author

Sarah Friar

4 Comments

  • Me gusta Nextdoor. Ofrece la posiblidad de ayudar y conectar, además de ser fuente de contactos y ayuda también. El efecto de la cercanía es muy potente. Muy fan!!

  • Me parece muy buena idea y todos sabemos el problema que representa, cada vez más, la soledad. Aunque jubilado, continúo desarrollando alguna actividad, pero estaría dispuesto a dedicar algún tiempo en lo que pudiera ayudar a alguien dentro de mis posibilidades. Saludos.

  • Pues si yo tambien me siento solo. A pesar de vivir en un barrio muy popular creo que hemos ido a peor. La gente se ha incivilixado vandalizado y cada cual va a lo suyo. Yo personalmente me siento en el limbo no soy joven pero tampoco un anciano. Tampoco se bien si hay algun centro con cara y ojos donde poder relacionarse. Aparre de bares chinos latinos cAsales o happy park para crios

Leave a Comment

Pin It on Pinterest

Shares
Share This